Carta pastoral a los jóvenes

 

CARTA PASTORAL A LOS JÓVENES

“…y dejándolo todo empezaron a seguirle” (Lc 5,11)

 

Corire (Castilla), 17 de Setiembre del 2017

A los Jóvenes de la Prelatura de Chuquibamba.

Queridos Jóvenes: Paz en el Señor.

 

Les escribo esta Carta Pastoral al culminar la IV JORNADA DIOCESANA DE LA JUVENTUD “JDJ 2017”, Jornada que hemos vivido con gozo y entusiasmo junto a muchos jóvenes de nuestra Prelatura los días 15, 16 y 17 de setiembre en la ciudad de CORIRE, Provincia de Castilla (Vicaria Episcopal II) y que ha tenido como tema: “LA ALEGRIA DEL LLAMADO”.

Este evento Juvenil Diocesano JDJ 2017 tiene un contexto eclesial muy particular, a señalar:

Primero, La realización del PRÓXIMO SÍNODO que se llevará a cabo en Roma en octubre del 2018 y que tiene como tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Segundo, La VISITA PASTORAL EL PAPA FRANCISCO AL PERÚ, del 18 al 21 de enero del 2018. Esta visita renovará la fe del pueblo peruano en su encuentro con el Vicario de Cristo.

Tercero, La JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD JMJ 2019 en Panamá del 22-27 de enero del 2019, a donde esperamos asistir, y por primera vez tener una representación juvenil.

Tomando estos tres puntos como trasfondo, les escribo jóvenes de las Provincias de Camaná, Castilla, Condesuyos y La Unión; y me dirijo a todos ustedes que participan en nuestras Parroquias, Colegios, Grupos Pastorales Juveniles, Catequesis, Hermandades y Movimientos. Incluyo a los jóvenes del amplio universo juvenil social, cultural y deportivo.

Si Uds. me preguntan: ¿Cuál es el propósito de su carta? Primero, hacerles llegar mi saludo– cariñoso, fraterno, sincero, cercano- como obispo amigo y pastor. Y segundo, reflexionar con ustedes y animarlos en su vida juvenil. Pido permiso para hablar con, y sobre ustedes.

 

1) Los Jóvenes en el mundo de hoy, su realidad y contexto. Ustedes conocen mejor que nadie la realidad que les toca vivir hoy como jóvenes. Lo señala también el documento preparatorio al Sínodo al mirar la cultura contemporánea. Les ofrezco aquí un parafraseo.

A ustedes les toca vivir en un mundo lleno de complejidades y de cambios acelerados que van produciendo al mismo tiempo fluidez e incertidumbre, nunca antes experimentados. Los procesos de globalización económica y la falta de oportunidades para educarse y ante todo laborales producen mayor vulnerabilidad e inseguridad ante la vida, esto obliga a poner atención a los “itinerarios de vida” y las “opciones” que ustedes vayan tomando. Hay que aprender a salir de una dinámica “cortoplacista” para platearse seriamente “proyectos más a largo plazo”, donde la clave residiría en “saber hacer bien los procesos”.

Predomina una “cultura cientificista”, a menudo dominada por la ciencia y la técnica con sus infinitas posibilidades de avance tecnológico y desarrollo. Hay evidente “progreso y desarrollo científico y tecnológico”, pero en cuyo interior también innegablemente se multiplican las formas de tristeza y soledad. El paradigma tecnocrático marcado por el ansia de satisfacción inmediata o el beneficio a corto plazo, alimenta “la cultura del descarte”, la que va excluyendo a millones, entre ellos a muchos jóvenes.

Finalmente, nuestras sociedades son cada vez más multiculturales y multireligiosas las que son a la vez un desafío y oportunidad donde puede crecer la desorientación o tentación al relativismo pero también aumentar las posibilidades de debate y enriquecimiento mutuo. Urge educar y ayudar a crecer en la cultura del respeto, la escucha, la tolerancia y el diálogo.

Ustedes tienen una vida intensa llena de interrogantes y desafíos, pero a la vez los vemos motivados con grandes ideales y deseos de construirse un futuro y una vida plena. Buscan autonomía y libertad y a la vez son conscientes que les falta un adecuado acompañamiento.

Por eso, la Iglesia llamada a ser Madre y Maestra y que no puede descuidar a ninguno de sus hijos (as) y nosotros –como Iglesia localqueremos asumir el reto de acompañarles bien. Deseamos estar con ustedes, cerca de ustedes, caminar con ustedes. Uds. son nuestros jóvenes y no sólo eso, son de Cristo y de su Iglesia.

Vivir esta cercanía no puede ser simple estrategia humana ni pastoral. Nos mueve el deseo de protegerlos y tratar de conducirlos por el camino del bien y del amor, pero ante todo se trata de realizar la misión de la Iglesia. Acompañarlos y asegurar que el “proyecto de vida” de cada uno (a) corresponda también a una vocación y al “sueño de Dios” para ustedes.

 

2) Dios sigue llamando hoy a los jóvenes, y los llama para que sean Discípulos y Misioneros, y para que en Jesucristo tengan vida. Sabemos que todos tenemos resistencias, dudas y temores, pero si Dios llama y uno (a) sabe responder generosamente entonces se abren nuevos horizontes, la vida se ensancha y todo adquiere sentido. Hay mucha vida en Dios, y su amor divino puede hacer brotar en el corazón la verdadera alegría. Dios colma toda ansia de felicidad, búsqueda de sentido a la vida y todo deseo de plenitud.

El hermoso texto bíblico de San Lucas 5,11 que anima este año la JDJ 2017 y que a modo de conclusión del relato dice: “Y dejándolo todo empezaron a seguirle”, en seis sencillas palabras sintetiza toda la experiencia intensa y maravillosa que vivieron aquellos pescadores “cuyas vidas se vieron trastocadas” en su encuentro con Jesús aquel día.

Aquellos pescadores, hombres rudos y acostumbrados al trabajo, quienes conocían bien su oficio de pescadores y “lavaban sus redes” junto a sus barcas estaban desalentados porque habían trabajado la noche entera sin pescar nada. Fue entonces que vieron a Jesús acercarse, era el predicador de Nazaret que les pidió: “…remen mar adentro, y echen las redes de nuevo”. Era el Señor… y sólo escuchando al Maestro, tomando en serio sus palabras y haciendo lo que Él les pidió… lograron “la pesca extraordinaria y milagrosa”. Simón Pedro, asombrado cayó a los pies de Jesús y dijo: ¡Apártate de mí, señor, pues soy hombre pecador!, Jesús le dijo: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. El relato concluye: “Y después de traer las barcas a tierra, dejándolo todo lo siguieron

Este Evangelio muestra nítidamente la manera como Dios trabaja y llama, siempre desde lo cotidiano de la vida y dejando una alegría en cada llamada. Hoy sigue llamando el Señor y no se cansa nunca de llamar. Es el mismo Jesús, quien llamó a Simón Pedro y a sus compañeros… quien nos hace oír su voz: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a él, cenaré con él, y él conmigo” (Apoc.3,20).

¿Y para qué llama el Señor? Señala San Marcos: “Jesús subió a la montaña, llamó a los que Él quiso, y se fueron con Él. Los llamó para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar” (Mc.3,13-19). Jóvenes, Jesucristo quiere hacer su trabajo también en/con ustedes y por eso los llama. Cada uno según su vocación particular está llamado a ser Discípulo y Misionero de Jesucristo. Ustedes ya son bautizados, por tanto llamados a ser discípulos y amigos de Cristo,… se les pide “un paso más”… Jesús ahora los llama también a ser sus Misioneros.

No en vano dice Jesús a sus discípulos: “Ustedes son luz del mundo y sal de la tierra” “Ustedes son la levadura de Dios destinada a fermentar la masa”. Jóvenes, ustedes son eso y llamados a ser mucho más. Ustedes son la NUEVA GENERACIÓN con las que Dios cuenta y llama a crear “la civilización del amor”, a recrear el mundo, a transformar la historia.

CRISTO NECESITA DE USTEDES, de los jóvenes audaces y valientes que en su nombre vayan contagiando e impregnando de vida, entusiasmo, dinamismo y alegría su entorno inmediato, sus hogares, familias y a toda la sociedad. Que nadie quede indiferente ante la llamada de Jesucristo. Si nos falta CRISTO en la vida languidecemos. Por eso Joven, fija tu mirada en Él, escúchalo, acércate a Él. Deja atrás lo que hayas sido para ser suyo y para que en Él tengas Vida. Este es tu kairós, “el momento adecuado y oportuno” de Dios para ti.

 

3) Que los jóvenes caminen con la Iglesia y la Iglesia con los jóvenes. He querido dirigirles esta carta porque la fe necesita ser fortalecida. Como San Pablo escribía exhortando: “sean buenos imitadores de Dios como hijos muy amados” (Efesios 5,1); y el Apóstol Pedro: “Como aquel que los llamó es Santo, sean también ustedes santos en toda su manera de vivir” (1 Pe 1,15), así hoy es necesario escribirles algo, lo hacen Francisco y otros obispos.

Es bueno renovar y mantener siempre vigentes nuestros compromisos. Mediante esta carta les invoco a ustedes jóvenes, en primer lugar a renovar su fe, mantengan viva su fe y la esperanza cristiana, y como repite el Papa Francisco “no se dejen robar la alegría”. Les pido que se renueven constantemente en el gozo de seguir a Cristo. Busquen la vida en comunidad, vivan en comunión con la fe de la Iglesia, trabajen por la fraternidad y manténganse unidos, rezando con fervor y celebrando con fe viva los Sacramentos. Ustedes harán su parte del compromiso y también nosotros lo haremos.

La Iglesia en Aparecida (2007), en continuidad con las anteriores Conferencias Episcopales Latinoamericanas, después de analizar la realidad de los jóvenes han renovado la opción preferencial de la Iglesia por los jóvenes (DA 446a) con el planteamiento central que debe acompañar todo impulso evangelizador: “para que los jóvenes tengan vida plena en Cristo”, y no dicen sólo vida espiritual sino vida plena, sin ambigüedades ni dualismos. Nosotros, al trabajar con y por ustedes los jóvenes no sólo estamos en sintonía con la Iglesia Latinoamericana y la Iglesia Universal, sino ante todo con el Santo Padre en cuyo corazón están siempre ustedes los jóvenes y a quienes mira con cariño y gran solicitud paterna.

 

Por eso, como pastor y obispo les recuerdo a ustedes que son las “piedras vivas” y miembros plenos en la Iglesia, por ello les pido QUE NOS AYUDEN A DARLE VIDA A LA IGLESIA. Que participen sin temor y activamente en nuestra Iglesia local, parroquias, grupos juveniles. Que encuentren en nuestros ambientes LOS ESPACIOS SEGUROS Y VITALES que buscan y necesitan; siempre acogedores y abiertos para ustedes y para todos los jóvenes.

Esta es LA PARTE DE NUESTRO COMPROMISO. Hacer que cada parroquia sea UNA ENTIDAD VIVA que siempre está en contacto con USTEDES y con la vida del pueblo. Que ninguna Parroquia se conforme con ser “una estructura caduca” (EG 28) o “separada de la gente, o un grupo de gente selecta que se miran a sí misma” (EG 28). Asumamos el reto de Aparecida y del Papa Francisco para que no seamos una Iglesia recluida y auto-referencial, sino IGLESIA EN SALIDA (EG 20).

Pido a mis hermanos sacerdotes, párrocos, vicarios, diáconos y seminaristas, religiosas y demás adultos de la fe y de las Catequesis, a los Laicos animadores que en toda la extensión de nuestra Prelatura nos ayudan… QUE NUESTRA IGLESIA SEA LUGAR DE ACOGIDA PARA LAS NUEVAS GENERACIONES. El futuro de la Iglesia está allí, atendiendo bien a “las nuevas generaciones” lograremos construir una comunidad más robusta y comprometida.

Finalmente, debemos ir marcando “la ruta” para los próximos años. Nos queda consolidar LA PASTORAL DE LAS NUEVAS GENERACIONES para que responda a las necesidades de los Jóvenes y también de los Adolescentes y Niños. Trabajar por una pastoral que sea pertinente, integral y vocacional. Hemos dado pasos al crear las VICARIAS DE LA JUVENTUD; de LA FORMACION, CATEQUESIS Y ANIMACION BIBLICA; de la EDUCACIÓN y de la FAMILIA nos queda fortalecer los Equipos DE ANIMACIÓN de LA PASTORAL DE LAS NUEVAS GENERACIONES para ofrecer desde allí el acompañamiento y la Formación. Porque en la medida que los atendamos podremos garantizar el futuro de nuestra Iglesia.

Queridos Jóvenes, espero sinceramente que estas palabras les animen en su caminar. Pido encarecidamente que esta carta sea compartida, leída y estudiada en sus ambientes. Agradezco a Dios y le pido fervorosamente que los proteja siempre, que los guie por el buen camino para que cada uno(a) de ustedes tenga siempre el buen olor de Cristo y sea buen cristiano(a). Que la Virgen del Carmen nuestra patrona, guie sus pasos.

 

Los bendice cariñosamente,

 

Mons. Jorge Enrique Izaguirre Rafael C.S.C

Obispo de la Prelatura de Chuquibamba

 

 


Descargar el documento en formato PDF

 

Anuncios